viernes, 25 de noviembre de 2016

Entrevista: D.W. Nichols / Alaine Scott






D.W. Nichols / Alaine Scott son los seudónimos con los que publica Marta Bolet.
Nacida a orillas del Mediterráneo, cuna de una gran variedad de mitologías, no es extraño que ya desde muy pequeña imaginara historias llenas de fantasía, héroes implacables y heroínas valientes. Ávida lectora, no tardó mucho en empezar a ponerlas en papel y a soñar que quizá, algún día, conseguiría escribir algo que valiera la pena.
Navegó por muchos géneros hasta encontrar aquel que más la define: la romántica erótica.
Hoy en día tiene publicadas cinco novelas y participa de dos antologías solidarias, además de tener bastantes relatos diseminados por la red. Con su segundo seudónimo, Alaine Scott, ha iniciado la publicación de una serie erótica de corte fantástico cuya primera entrega, "La esclava Kisha", será publicada en la colección Sensual Collection, de manos de la agencia literaria Letras Propias.
También es la editora y jefe de redacción de la revista La Cuna de Eros, dedicada exclusivamente a la literatura romántica y erótica, y que se distribuye gratuitamente a través de internet.


Descríbete a ti misma como lo harías con un personaje de tu novela.
Es una mujer de cierta edad pero con el corazón joven, de aquellas personas que dan una impresión equivocada al principio, cuando acabas de conocerlas. Supongo que es su innata timidez, que le impide mostrarse tal y como es, pero cuando ella tiene a bien otorgarte su confianza, descubres una amiga fiel, una persona divertida y un poco loca; aunque su sentido del humor es bastante extraño. A veces puede parecer un poco cínica y desconfiada, consecuencia de las malas experiencias; por eso es prudente, y antes de dar un paso analiza fríamente los pros y los contras. No es extrovertida, y casi nunca habla por hablar; por eso cuando dice algo, lo dice con ese aplomo que da la confianza. Le gusta escuchar a los que saben más que ella, y aprender de la experiencia ajena; y aunque cree que la experiencia da un grado, nunca cree nada a pies juntillas.

¿Por qué decidiste escribir romántica?
Yo no lo decidí, lo decidieron mis personajes por mí. Antes de Desde el amanecer, mi primera novela publicada, no escribía romántica, aunque todas las historias (que ahora están en un cajón), tenían un componente de romanticismo en ellas. Cuando me decidí a escribir un blog en el que una vampira recién transformada contaba sus vivencias, los personajes decidieron que en lugar de sangre y vísceras, querían sexo, amor y aventuras. En esa época yo no leía romántica porque tenía la idea equivocada que el género era sinónimo de Danielle Steele (y ODIO esta autora), pero cuando cayó en mis manos una novela de Sherrilyn Kenyon, me dije «¡Por el abor herboso! ¡Si esto es lo que yo estoy escribiendo ahora!». Y a partir de ahí empecé a buscar novelas románticas de paranormal, y después empecé con la histórica... y como lectora descubrí un maravilloso mundo que me apeteció mucho explorar como escritora. Y aquí estoy.

¿Eres escritora de brújula o mapa?
Brújula, totalmente. Es más, las veces que he intentado ir con un mapa, todo se ha ido al carajo, la historia ha quedado bloqueada y he sido incapaz de acabarla porque yo quería ir por un lado, los personajes por otro, y acabamos todos enfurruñados. Nada, brújula, sin lugar a dudas.

¿Cuánto tiempo aproximadamente tardas en escribir una historia?
Depende totalmente del tipo de historia. Las de Kargul, por ejemplo, un par o tres de meses, como mucho. Al ser fantasía, no hay documentación previa, todo lo que necesito está en mi cabeza, así que me es mucho más ligero escribirlas. Para La viuda alegre, en cambio, tardé bastante más, porque hubo un proceso de documentación previo para no meter la pata en nada (soy muy obsesiva con esto).

¿En quién te inspiras a la hora de crear tus personajes?  
En nada, ni en nadie. Ellos me escogen a mí, empiezan a darme la lata, sobre todo por la noche, cuando me voy a dormir. Me chillan al oído, me cuentan cosas que les ha pasado «mira, mira, ¿no te apetece plasmarlo en papel?». Son un incordio, de verdad.

¿Qué es lo más divertido que te ha pasado en tu faceta como escritora?
Ser escritora me ha dado muchos momentos de risas y alegrías, sobre todo cuando me encuentro con compañeras y con lectoras, aunque paso muchísima vergüenza cuando me dicen que me han leído, y que les ha gustado mucho. ¡Nunca sé qué decir! Me quedo boqueando como un pez fuera del agua, porque no me acostumbro.
Lo mejor son las estupendas amigas que he hecho, una suerte tenerlas a mi lado.

Podéis obtener más información acerca de ella y sus libros pinchando aquí.


Desde LecturAdictiva queremos dar las gracias a la autora por esta entrevista. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada